English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

14 noviembre 2009

SE DISPARA POLICIA
Miércoles, 21 de Octubre de 2009 06:16

Por cau­sas que has­ta el mo­men­to se des­co­no­cen, un policia auxiliar del Estado de Mexico se qui­tó la vi­da de un ba­la­zo en la ca­be­za.


El cuer­po del uni­for­ma­do, iden­ti­fi­ca­do co­mo Er­nes­to Avi­la Flo­res, de 40 años de edad, que­dó ti­ra­do en me­dio de un enor­me char­co de san­gre, den­tro de un cuar­to en una bo­de­ga de ma­te­ria­les pa­ra cons­truc­ción que es­ta­ba ba­jo su cus­to­dia, ubi­ca­da en la es­qui­na de la Ave­ni­da Pe­ñón y la ca­lle de Ci­tle, en el Ba­rrio de San Pa­blo, mu­ni­ci­pio de Chi­mal­hua­cán.

Al­gu­nos de los tra­ba­ja­do­res de la ne­go­cia­ción in­for­ma­ron a las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas que el aho­ra oc­ci­so te­nía al­gu­nos me­ses tra­ba­jan­do co­mo vi­gi­lan­te en el lu­gar y di­je­ron que la no­che de ayer es­ta­ban a pun­to de re­ti­rar­se cuan­do es­cu­cha­ron una de­to­na­ción de ar­ma de fue­go que pro­ve­nía del cuar­to que uti­li­za­ba el po­li­cía au­xi­liar pa­ra guar­dar sus co­sas y per­noc­tar.

Al lle­gar al ci­ta­do cuar­to pa­ra che­car qué ha­bía su­ce­di­do, di­je­ron los tra­ba­ja­do­res, gran­de fue su sor­pre­sa cuan­do des­cu­brie­ron que el vi­gi­lan­te se ha­bía da­do un ti­ro en la ca­be­za y que al pa­re­cer ya es­ta­ba muer­to.

Por tal mo­ti­vo de in­me­dia­to so­li­ci­ta­ron la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des po­li­cia­cas, por lo que mi­nu­tos más tar­de se pre­sen­tó en el lu­gar el agen­te del mi­nis­te­rio pú­bli­co del cen­tro de jus­ti­cia de Chi­mal­hua­cán, que al prac­ti­car las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res de­ter­mi­nó que el aho­ra oc­ci­so es­ta­ba ti­ra­do so­bre el pi­so, en me­dio de un enor­me char­co de san­gre y que al pa­re­cer se ha­bía sui­ci­da­do de un ba­la­zo en la ca­be­za con su ar­ma de car­go, una pis­to­la ca­li­bre .38 Es­pe­cial, ti­po re­vól­ver, la cual es­ta­ba a un cos­ta­do del cuer­po.

Pos­te­rior­men­te, cuan­do ele­men­tos de la Po­li­cía Ju­di­cial se en­tre­vis­ta­ron con al­gu­nos de los tra­ba­ja­do­res pa­ra sa­ber si al­gu­no de ellos sa­bía o co­no­cía los mo­ti­vos que tu­vo el po­li­cía au­xi­liar pa­ra qui­tar­se la vi­da, és­tos afir­ma­ron que lo ig­no­ra­ban, pues al aho­ra ex­tin­to siem­pre lo vie­ron nor­mal y nun­ca no­ta­ron que tu­vie­ra al­gún pro­ble­ma o que vi­vie­ra con al­gu­na de­pre­sión co­mo pa­ra que to­ma­ra tan drás­ti­ca de­ter­mi­na­ción.

El mi­nis­te­rio pú­bli­co in­for­mó que a pe­sar de que el aho­ra oc­ci­so no pre­sen­ta­ba hue­llas de vio­len­cia en el cuer­po y exis­tían to­das las evi­den­cias de que se ha­bía sui­ci­da­do, de to­dos mo­dos gi­ró la or­den de in­ves­ti­ga­ción a ele­men­tos de la Po­li­cía Ju­di­cial pa­ra es­ta­ble­cer con exac­ti­tud có­mo su­ce­die­ron los he­chos y des­lin­dar res­pon­sa­bi­li­da­des, pues se tie­ne que con­tar con to­dos los ele­men­tos pa­ra des­car­tar un po­si­ble ase­si­na­to.

En tan­to por es­tos he­chos, el mis­mo MP dio ini­cio a la ave­ri­gua­ción pre­via CHI­M/III/ 7115/2009 por el de­li­to de ho­mi­ci­dio con­tra quien re­sul­te res­pon­sa­ble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario